HIPERTENSIÓN DE GUARDAPOLVO BLANCO: ¿VERDADERA HIPERTENSIÓN?

“Debe desear todo hombre vivir para saber, y saber para bien vivir.”
Mateo Alemán.

Muchas veces escuchamos expresiones de los médicos que nos dicen : “quédese tranquilo/a, lo suyo es hipertensión de guardapolvo blanco”.

¿Por qué se da esta condición? ¿Somos o no somos hipertensos?

Es necesario explicar brevemente cómo se define esta entidad.

La Hipertensión de Guardapolvo Blanco (HGB), es el cuadro en el cual nuestra presión arterial (PA) en el consultorio es alta ( mayor a 140/90 mm Hg) en reiteradas tomas, pero ante la solicitud de un estudio que realice mediciones ambulatorias de la PA (es decir, fuera del consultorio), como un Monitoreo Ambulatorio de la PA (MAPA) o un Monitoreo Domiciliario de la PA (MDPA) nuestros valores son inferiores; es decir, nuestros valores de PA en estos estudios son normales.

¿Está indicado iniciar tratamiento antihipertensivo en este caso? Aún es un tema que está muy discutido.

Mientras la evidencia asocia a la HGB con aumento en el riesgo para daño de órgano blanco ( corazón, cerebro, riñón, arterias) o eventos cardiovasculares (accidente cerebrovascular, infarto), no estaría indicado iniciar tratamiento en pacientes que carecen de otros antecedentes cardiovasculares o de bajo riesgo cardiovascular. Es por esto que es tan importante contar todos nuestros antecedentes médicos (personales y familiares) y aportar estudios previos en nuestra visita al médico.

Por el contrario, debería iniciarse tratamiento en pacientes que sí presenten afección en algunos de los órganos arriba mencionados. Esto puede evaluarse a partir de estudios complementarios solicitados por el médico tratante como un ecocardiograma, análisis de orina, entre otros.

Y si no corresponde iniciar tratamiento antihipertensivo, me puedo quedar tranquilo/a y no volver a controlarme? La respuesta es NO.

Se recomienda repetir el MAPA o MDPA, a los 3 o 6 meses de haberse realizado el primer estudio, ya que estos pacientes presentarían mayor riesgo para desarrollar hipertensión arterial sostenida (es decir, PA elevada en consultorio y TAMBIÉN en MAPA o MDPA). Por supuesto, ante el diagnóstico de HGB, aunque no requiera tratamiento antihipertensivo en la mayoría de los casos (salvo excepciones previamente descriptas), siempre es una oportunidad para adoptar cambios de estilo de vida saludables, que tengan que ver con nuestra alimentación, ejercicio, mantener peso adecuado, dejar de fumar, etc. Entonces, cuando nos digan que tenemos HGB, no dudemos en pedirle a nuestro médico que nos explique más detalladamente si necesitamos iniciar tratamiento según nuestros antecedentes, estudios previos, o si simplemente, necesitamos consensuar un seguimiento con los métodos de mediciones ambulatorias de PA disponibles como MAPA o MDPA, para una mejor prevención.

La Dieta Saludable