¿Qué recomendaciones hay para los hipertensos durante la pandemia?

-¿Qué recomendaciones hay para los hipertensos durante la pandemia?

En principio, las mismas recomendaciones que para la población general:

  • Lavado de manos frecuente utilizando jabón o soluciones con alcohol, en especial luego de concurrir a lugares públicos y al regresar a la casa.
  • Evitar tocarse la cara (nariz, ojos, boca) con las manos sin lavar.
  • Toser en un pañuelo y descartarlo (o el pliegue interno del codo).
  • Cubrirse boca y nariz con un barbijo (o con una bufanda o similar para salir del hogar).
  • Evitar el contacto con personas que puedan estar afectadas (con fiebre, tos, “gripe”).
  • Cumplir las normas de distanciamiento social (2 metros) aún con personas aparentemente sanas.
  • Evitar los lugares con alta concentración de personas, y en lo posible el transporte público.
  • Restringir al mínimo las salidas, especialmente las personas mayores de 60 años, quienes de ser posible deberían evitarlas.

Continuar con el tratamiento antihipertensivo.

Controlar la presión, idealmente con un tensiómetro automático. Consultar al médico tratante (al menos por teléfono o WhatsApp) tanto si la presión está demasiado alta como demasiado baja.

En lo posible, mantener actividad física dentro del domicilio (caminatas, ejercicios abdominales, ejercicios para espalda, brazos y piernas). Se puede encontrar instrucciones en diversos sitios de Internet.

Realizar actividades recreativas en casa, mantener contacto con familiares y amigos (videollamadas, chats, hasta juegos en red). En lo posible realizar alguna actividad cultural. Es importante cuidar no solo el cuerpo sino también el alma, el ánimo, y mantener viva la esperanza.

Consultar rápidamente por los canales previstos en cada región ante síntomas compatibles con COVID19 y si aparece falta de aire hacerlo con urgencia al sistema de salud.

Extremar precauciones en personas con:

  • Edad mayor a 60 años.
  • Enfermedades cardíacas (insuficiencia cardíaca, antecedente de infarto, operados del corazón o con STENT, etc.)
  • Diabetes
  • Enfermedades respiratorias crónicas (asma, EPOC, enfisema, etc.).
  • Estados de inmunodepresión por neoplasias (cáncer), quimioterapia, enfermedades crónicas de la sangre.

Esperamos que estas recomendaciones sean útiles, al cumplirlas nos cuidamos y también cuidamos a los demás. ¡Esta es una situación que tenemos que vencer entre todos!

Fuente: SAHA

Compartir en:

La Dieta Saludable